Las 10 preguntas que toda novia se debe hacer antes de casarse

La fragilidad de una relación de pareja está en la dinámica que se instaura. Dar el paso decisivo de casarse para algunos es casi una lotería. Para la terapeuta Andrea Bonior responder a interrogantes sobre aspectos básicos de todo matrimonio es una vía efectiva para escapar del conflicto.

En su experiencia, “cuanto más se puede anticipar la fricción, más proactivamente se puede trabajar para resolverla”. Por ello, plantea estas diez preguntas en una columna del portal Psychology Today.

¿Qué diferencias existen entre ambos?

Para la psicóloga clínica, graduada en la Universidad de Yale, es irónico que las cualidades que atraen a una pareja tras el paso de los años pueden ser irritantes. Por lo que recomienda preguntarse qué tan molesto puede ser que tu pareja tenga hábitos completamente distintos a los tuyos.

¿Cómo manejamos las situaciones de estrés?

La especialista invita a recordar sobre cómo se enfrentan las situaciones que generan tensión. La presión de una familia, la pérdida de un trabajo o un problema de salud son causantes de estrés. Por ello, es importante saber cómo lo manejan juntos: “¿Se retiran y aíslan, o se conectan para resolver las cosas como un equipo?”.

¿Podemos convivir juntos bajo el mismo techo?

Ser un buen compañero de habitación puede ser la clave para una relación duradera. Cuando ya la pasión pasa a segundo plano, la cotidianidad podría ser un enemigo si existen claras diferencias en cómo llevar un hogar.

¿Queremos hijos?

Es un punto sensible y necesario de abordar antes de casarse. Sin embargo, la doctora Bonior señala que no está exento de conflicto porque “la gente cambia” de opinión. Incluso, recomienda tener claro la cantidad de hijos que desean tener, si esa es su opción.

¿Cuál es nuestra situación laboral?

Todo es cuestión de expectativas, advierte la terapeuta: Quién gana más, quién podría cambiar de trabajo o cuántas horas dura su faena. Al saber “qué esperan y cómo manejarían un cambio en los planes, mejor podrán afrontar los golpes si surge la necesidad de hacerlo”.

¿Qué tanto discutimos?

Los conflictos están presentes en todas las relaciones de pareja, el asunto es cómo se resuelven. “En general, los matrimonios más saludables tienen una comunicación respetuosa y honesta sin juegos, agresividad pasiva, ataques personales o juegos de poder”, asegura la terapeuta. De allí que recomienda examinar “sus estilos de manejo de conflictos y vean si hay margen de mejora”.

¿Me llevo bien con su familia?

Para la experta, aunque no es necesario sentir “una admiración entusiasta por la familia de tu cónyuge”; si es necesario “asegurarte de que tu relación con ellos se siente cómoda en términos de tu pareja”.

¿Cómo es nuestra intimidad?

La comunicación y la compresión serán la clave para saber con exactitud el papel que jugará el sexo en el matrimonio. Por ello, antes de casarse es vital tener claro que, cuando surjan diferencias en el dormitorio, se debe hablarlo con honestidad.

¿Qué tanto amamos el dinero?

“El dinero, a menudo, está vinculado con todo tipo de importancia emocional y puede llevar el peso de su asociación con todo, desde la libertad hasta la seguridad, la autonomía, el poder y el estatus”, advierte la doctora Andrea Bonior. Saber cuál es su actitud con el dinero servirá de base para superar cualquier adversidad.

¿Quién realiza las tareas domésticas?

Según la psicóloga clínica, este aspecto de las relaciones de pareja suele ser un terreno escabroso. Aconseja acordar la repartición de las tareas domésticas. Este pacto puede transformarse dependiendo de las circunstancias, pero siempre debe existir claridad sobre las responsabilidades de cada uno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *