Coronavirus: Niño de cinco años muere tras consumir dióxido de cloro en Argentina

Un niño de cinco años falleció en la provincia de Neuquén, en Argentina, luego que consumiera dióxido de cloro, presuntamente como una manera de prevenir un eventual contagio por coronavirus.

Sin embargo, este compuesto químico, que es altamente tóxico y sobre el cual no existe ningún estudio que acredite alguna propiedad en el combate del COVID-19, terminó por costarle la vida al menor durante la madrugada de este sábado, según informó el Ministerio de Salud de Neuquén.

¿Qué dijeron las autoridades?

“Se informa que a las 00:20 de hoy ingresó un niño de 5 años a la guardia externa del Hospital de Plottier, en paro cardiorrespiratorio, donde se le realizaron maniobras de reanimación sin obtener respuesta”, explicaron las autoridades locales, consigna La Nación.

Finalmente, a las 1:15 se declaró su fallecimiento y se realizó una denuncia policial por muerte dudosa. Cabe aclarar que la Justicia ya interviene en el caso”, añade el comunicado.

Del interrogatorio a sus familiares se desprende que el día anterior el niño había consumido dióxido de cloro. En este sentido, es importante recalcar que desde el Ministerio de Salud se comunica y se adhiere a las recomendaciones realizadas sobre el no consumo de productos que contengan dióxido de cloro, clorito de sodio, hipoclorito de sodio o derivados”, se concluye.

Uso como desinfectante

En medio de la pandemia de coronavirus, han surgido trascendidos, sin respaldo científico, que aseguran que el consumo del dióxido de cloro ayudaría a prevenir o contrarrestar los efectos del COVID-19.

Este compuesto químico, sin embargo, se utiliza principalmente para blanqueamientos, cloración del agua y desinfección.

«No debe ser ingerido por el ser humano»

El Ministerio de Salud de Argentina, a propósito del caso del niño de Neuquén, advirtió que este producto “no ha demostrado efectos preventivos ni terapéuticos” ante el virus y que “su utilidad se limita al uso como desinfectante ambiental en determinadas diluciones del mismo, pero no debe ser ingerido por el ser humano”.

“Se han reportado serias complicaciones respiratorias, digestivas, hepáticas, renales y hematológicas ante su ingestión. Además, el menor peso de los niños en relación a los adultos y la inmadurez de su metabolismo aumenta el riesgo cuanto menor es su edad”, finalizó el ministerio trasandino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *