«Relámpagos Superficiales» fueron descubiertos en la atmósfera de Júpiter

La misión Juno ubicada en el planeta Júpiter para su exploración, ha encontrado un particular fenómeno dentro de su atmósfera que ha sorprendido a los científicos de la NASA.

Se trata de inesperadas descargas eléctricas que se originan a partir de nubes que contiene una solución de agua de amoníaco.

El hallazgo fue bautizado como «relámpagos superficiales» y en este video recreado por animación, la NASA busca demostrar cómo es su funcionamiento.

Otro hallazgo

Dentro de los nuevos datos de Juno también se encuentra la presencia de violentas tormentas eléctricas en el gigante gaseoso, también conocido por formar piedras de granizo ricas en amoníaco apodadas «mushballs». Se cree que este fenómeno transporta amoníaco y agua de la atmósfera superior a las profundidades de la atmósfera de Júpiter.

Este particular fenómeno genera poderosas tormentas que arrojan cristales de hielo acuático en lo alto de la atmósfera de ese planeta, a más de 16 millas (25 kilómetros) por encima de las nubes de agua de Júpiter, donde se encuentran con vapor de amoníaco atmosférico que derrite el hielo, formando una nueva solución de agua de amoníaco, señala un comunicado de la agencia espacial estadounidense.

Detalles de la investigación

«Los estrechos sobrevuelos de las nubes de Juno nos permitieron ver algo sorprendente, destellos más pequeños y superficiales, que se originó a altitudes mucho más altas en la atmósfera de Júpiter de lo que se suponía posible anteriormente», dijo Heidi Becker, quien encabeza la investigación de monitoreo de radiación de Juno en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el sur de California y autora principal del periódico Nature.

«A estas altitudes, el amoníaco actúa como un anticongelante, reduciendo el punto de fusión del hielo de agua y permitiendo la formación de una nube con líquido de agua de amoníaco. En este nuevo estado, las gotas que caen de líquido de agua de amoníaco pueden colisionar con los cristales de hielo de agua y electrificar las nubes. Esto fue una gran sorpresa, ya que las nubes de agua de amoníaco no existen en la Tierra», agregó.

Los nuevos datos revelados por esta misión serán ampliados en los próximos días por la revista especializada Journal of Geophysical Research: Planets.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *